Contexto

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) son la columna vertebral de la economía basada en el conocimiento de la Unión Europea (UE).  A principios del milenio representaban el 8% del producto interior bruto de la UE, y el 40% del aumento de la productividad fue debido a ellas.  En su comunicación "Trabajando juntos para el crecimiento y el empleo:  Un nuevo comienzo para la Estrategia de Lisboa" (2005), la Comisión destacaba la importancia de las TIC para la economía y la sociedad europeas, y subrayaba que "el rendimiento de nuestra investigación depende cada vez más del refuerzo de la inversión en y en el uso de nuevas tecnologías, en particular de las TIC, tanto a nivel privado como público".

Sobre esta base, la UE lanzó la iniciativa i2010, estableciendo el marco estratégico para las políticas dirigidas a las TIC, así como el 7º Programa Marco (7PM). Este programa es el instrumento para investigación, desarrollo tecnológico y demostración en el periodo 2007-2013.  La cooperación transnacional está entre sus objetivos.  En este caso, se propocionará apoyo a una serie de áreas temáticas correspondientes a distintos sectores socioeconómicos.  Las TIC son consideradas una de esas áreas, siendo la que más peso específico tiene en términos económicos, con una perspectiva de financiación de más de 9.000 millones de Euros (a repartir entre los 7 años de vigencia del 7PM).  La noción de Inteligencia es crucial en la definición de los retos de la temática TIC.  Un leitmotiv es la creación de entornos inteligentes (físicos, virtuales o mixtos) en los cuales las personas se beneficien de servicios sensibles a su presencia y/o contexto, capaces de adaptarse y reponder a sus necesidades, hábitos, gestos y emociones de forma que faciliten la realización de tareas diarias, ya sean de ocio o de trabajo, y ayuden en situaciones de emergencia. Con tal fin, se fomenta la investigación en "contenidos inteligentes", permitiendo la creación de una variedad de nuevos tipos de servicios y avanzando en formalismos para su descripción semántica.  Uno de los retos de las TIC para los investigadores es el desarrollo de infraestructuras que vayan sustituyendo gradualmente a la red actual de Internet, permitiendo la creación de servicios dinámicos en función de los objetivos y la situación del usuario, con coordinación flexible y adaptación automática en caso de contingencias.  Otro reto es el desarrollo de nuevas formas inteligentes de interacción entre el usuario y el sistema, basadas en modelos del lenguaje, la cognición, y la emoción humana, que permitan una interacción natural y eficaz sin necesidad de un aprendizaje específico. Hay también retos que se refieren a la salud (servicios de monitorización personalizada, servicios de ayuda para personas mayores) y a la movilidad (sistemas de gestión del transporte, vehículos seguros e inteligentes).  Un último reto es integrar a la personas en riesgo de exclusión y proporcionar los medios necesarios para que los individuos participen plenamente en la sociedad del conocimiento.

A nivel nacional, el Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 2008-2011 incluye una acción estratégica en "Telecomunicaciones y Sociedad de la Información".  Dentro del área de gestión de las tecnologías informáticas, las Tecnologías Inteligentes de la Información (TIN) se ven reflejadas principalmente en el ámbito de los sistemas inteligentes, aunque también contribuyen a los sistemas distribuidos y abiertos, la gestión de la información, o la ingeniería del software.  Su potencial innovador, y su consecuente relevancia socio-económica, queda también patente por su rol en las estrategias empresariales de varias empresas del sector.

La fuerte vocación internacional de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) obliga a asumir plenamente el reto del Espacio Europeo de la Investigación. Dicho reto requiere fomentar la creación de entidades potentes de investigación, capaces de competir a escala internacional, alrededor de temáticas estratégicas y punteras a nivel europeo y mundial. En el ámbito de las TIN, la URJC cuenta con unos investigadores especialistas, con demostrada trayectoria y reconocimiento nacional e internacional, que constituyen la base humana inicial del CETINIA.  Por otra parte, ser muy permeables a nuestro entorno social y productivo es uno de los objetivos prioritarios de la URJC, convencida de que esta actitud facilitará las condiciones que permitan lograr la excelencia académica y la cualificación profesional de los alumnos.  En este mismo sentido, el CETINIA acercará la investigación en TIN al ámbito empresarial, no sólo a nivel nacional sino también regional, promoviendo la transferencia de conocimientos a nuestro entorno socioeconómico a través de servicios de formación, innovación, y desarrollo tecnológico.  En coherencia con todo esto, el CETINIA se concibe como institución investigadora e innovadora, prestadora de servicios en el campo de las TIN con el fin de canalizar y coordinar tanto recursos como potencial científico y tecnológico en un Centro preparado para los retos del Espacio Europeo de Investigación.  El CETINIA nace con una vocación claramente orientada hacia la investigación aplicada, la innovación, y la transferencia de conocimiento y tecnología a la sociedad, y en particular a nuestro entorno empresarial más cercano, si bien también podrá abarcar proyectos de investigación de carácter más básico.